Vidente Natural  > La clarividencia y el tercer ojo

Publicado el 07-06-2013 por Alejandro Gastin (Caféomante)

Compartir cuesta muy poco :)

EL TERCER OJO ....

El tercer ojo no es una glándula endócrina, aunque está relacionado con las glándulas Pineal y Pituitaria. Se trata en realidad de un organo que surge con el desarrollo espiritual de la personalidad integrada, y se deriva de la superposición e interrelación de los tres chakras superiores.

El tercer ojo, llamado también ojo de la visión etérea simbolizado en el cuerpo del unicornio (su cuerpo representa el cuerpo astral), es a veces activado por el delirium tremens de los alcohólicos, permitiéndoles ver los seres del bajo astral, y también se suele activar en niños menores de 7 años que a veces hablan de duendes y hadas.
Para que el tercer ojo funcione y produzca la clarividencia, los tres chakras superiores deben estar energetizados con una energía espiritual de naturaleza triple, que fluye al aura desde el alma humana; y estas energías vienen de tres planos espirituales denominados Atma, Buddhi y Manas, y energetizan las glándulas Pineal, Pituitaria y Tiroide.

LA APERTURA DEL TERCER OJO

Abrir el tercer ojo es algo complicado, pues los componentes del tercer ojo son los mismos materiales con los cuales debemos buscarlo.
Este vórtice de energía positiva produce tanto la entrada como la salida de energía, y para poder activarlo es necesario realizar simultáneamente cinco procesos:

un cambio en la personalidad
contruir el Antakarana
dirigir todas las energías hacia los tres chakras superiores
reconstruir el aura
encauzarse cada vez más en el desarrollo espiritual, a medida que se desarrolla el tercer ojo

La personalidad se compone de los tres vehículos que la integran y que son: el cuerpo mental, el cuerpo astral y el cuerpo físico; mientras que el alma se compone del cuerpo átmico, el cuerpo manásico y el cuerpo búdico.

El secreto del tercer ojo consiste en saber atraer hacia el aura elementos tomados de Atma, Buddhi y Manas para formar el Antakarana que lo comunicará con Atma, Buddhi y Manas, ya que de ésta sustancia estan compuestos tanto el Antakarana como el tercer ojo. Esto se logra a través de la meditación, y el servicio a la humanidad.

Cuando se activa el chakra del corazón este proyecta su energía hacia el entrecejo que es donde se encuentra el tercer ojo, y para desarrollar el chakra del corazón se puede meditar sobre las enseñanzas de Cristo, Buda, Krishna, Sai Baba o quien sea su Maestro y Ser Superior.

Para aumentar y mantener esta corriente de energía, se debe aprender a practicar las cualidades del alma, ya que cada vez que manifestamos Atma, Buddhi o Manas en nuestra vida cotidiana, se integra material de dichos planos en nuestra envoltura etérea.

Todo ojo necesita una lente para poder definir las imágenes, el tercer ojo también, por lo cual en el aura de adelante de la frente, se debe formar su lente, y por esto sabemos que el empleo de bolas de cristal proporciona un punto focal para la acumulación de materiales en el aura, lo cual favorece la visión psíquica.

LA CLARIVIDENCIA

Es muy difícil tratar el fenómeno de la clarividencia sin hacer referencia al plano astral, porque a dicho plano pertenece.

Como también es muy difícil explicar el plano astral prescindiendo de la idea de la reencarnación.

Se puede decir que el plano astral comprende todos los planos superiores al físico e inferiores al espiritual. Donde un plano es más bien un estado de consciencia que un sitio o lugar, por lo que diferentes estados de consciencia pueden residir en el mismo lugar.
En el plano astral es donde funcionan los cuerpos astrales encarnados de quienes han desarrollado el arte del Viaje Astral.
Tal como sucede en la tierra, todos los planos astrales poseen protectores espirituales procedentes de los planos superiores, que son almas devotas que prefieren pasar su tiempo ayudando a los demás en vez de gozar de su merecido descanso.

Luego de la muerte física, cada alma despierta en el plano correspondiente a la índole de sus más nobles anhelos, rodeada de almas semejantes, y desde aqui puede desarrollarse dando pasos adelante de su última encarnación. Aunque igual que sucede en la tierra, muchos sucumben a los goces groseros de los planos astrales inferiores, en cuyo caso su alma no se beneficia de la estadía en el plano astral, y renace en el mismo estado del cual partió.
Los planos astrales inferiores, están llenos de almas groseras incultas y bestiales, que viven casi como en la tierra, hasta que llegan a anhelar algo superior que lograrán en un nuevo renacer.

Estas almas son las que están más cerca del plano físico, y pugnan por estar tan cerca como les sea posible, llegando a aglomerarse cerca de los lugares que frecuentaban en su grosera vida, apoderándose a menudo del pensamiento de gente de su baja laya, a la cual le infunden sus deseos para gozar con ellos.

Salvo las almas muy superiores que comprenden conscientemente todo esto, las demás están más o menos conscientes de los planos inferiores, pero en total ignorancia de los planos superiores y del significado de su existencia, llegando a creer tal como sucede en la tierra, que la suya es la verdadera realidad.

Al ser la clarividencia una facultad que se desarrolla, puede presentarse en diferentes indivíduos con diferente grado de poder, y podemos decir que en un clarividente se distinguen tres clases de clarividencia:
La clarividencia simple
La clarividencia en el espacio
La clarividencia en el tiempo
LA CLARIVIDENCIA SIMPLE
Es aquella en la cual el clarividente percibe el aura de las otras personas, o la facultad de percibir impresiones astrales desde un punto cercano.
Aquí el vidente percibe solo las vibraciones mentales y emocionales de otras personas, pero no ve sucesos de ningún tipo, pudiendo llegar a percibir el aura de vegetales y animales, sus deseos y emociones.
Quien posee la clarividencia simple puede ver literalmente a traves de las personas y las paredes, puede leer las cartas cerradas, puede descubrir minerales en la tierra, y percibir el aura de quienes se ponen en contacto astral con él, pudiendo descubrir en el doble etéreo la índole y localización de sus enfermedades, en el cuerpo astral los sentimientos y deseos, y en el cuerpo mental los pensamientos del indivíduo.
LA CLARIVIDENCIA EN EL ESPACIO

Consiste en la visión de cosas lejanas, situadas fuera del campo de visión ordinaria.

Una forma extraña de clarividencia en el espacio es aquella en la cual una persona se hace presente a otra depertando sus sentidos astrales, para que la pueda ver en forma espectral como si estuviera presente.

Los clarividentes expertos siempre asumen un estado meditativo con frecuencias cerebrales profundas, para que sus sentidos astrales funcionen más eficientemente, ya que cuando las facultades físicas se encuentra estimuladas, las otras facultades no pueden manifestarse.
LA CLARIVIDENCIA EN EL TIEMPO
Se divide a su vez en dos:
La clarividencia del pasado
La clarividencia del futuro
LA CLARIVIDENCIA DEL PASADO
También se la conoce como retrocognición, y es una facultad frecuente en los ocultistas adelantados, y compartida también por muchos psíquicos ordinarios que no se dan cuenta cabal de su poder.
Por supuesto que no es posible percibir ni siquiera clarividentemente algo que ha dejado de existir, pero lo cierto es que nada de lo que sucede deja de existir por completo sino que pasa a otro estado de la existencia.
La clarividencia del pasado es posible porque nada perece, y en los planos superiores de la materia quedan imperecederamente registradas todas las escenas y pensamientos que han ocurrido. Estos registros akáshicos no se encuentran en el plano astral, sino en el plano causal.
Los registros akáshicos son el equivalente de lo que los cristianos conocen como El Libro de la Vida, en el cual se encuentran indeleblemente grabados todos los sucesos correspondientes al presente ciclo de evolución humana.
LA CLARIVIDENCIA DEL FUTURO o PRECOGNICION
A esta clase pertenecen todos los casos de profecía. La historia sagrada está llena de estos ejemplos, que no tienen nada de sobrenatural.
En algunos casos de supuesta clarividencia del futuro, lo que realmente sucede es que el subconsciente infiere que tales o cuales sucesos han de suceder, si no surgen circunstancias imprevistas. (Es de destacar que un clarividente tiene más fácil acceso al subconsciente que las personas comunes).
Los presentimientos o corazonadas, son pues formas rudimentarias de clarividencia del futuro.
Debe tenerse en cuenta que cada suceso a acontecer en el futuro, es consecuencia de otros que se produjeron en el pasado, por lo cual han de suceder, salvo que interfieran nuevos sucesos que determinen nuevos resultados.
Cuando se es capaz de transportar la consciencia a planos superiores, desde alli resulta mucho más sencillo ver las consecuencias de las acciones del presente, hasta el punto de podeR ver el efecto que una palabra pronunciada al azar tendrá no solo en la persona hacia la cual va dirigida, sino también sobre otras personas por medio de las vibraciones, hasta influir en la comunidad toda.
Para poder considerar que existen formas superiores de clarividencia, debemos partir de aceptar que la idea del tiempo es solo una forma de convención social, y que los sucesos están siempre presentes, siendo nosotros los que llegamos hasta ellos, y no ellos los que llegan hasta nosotros. De la misma forma en que el paisaje está siempre en el mismo lugar, mientras al viajero del tren le parece que se mueven.

La clarividencia del futuro puede manifestarse por estados de meditación, psicometría o hialoscopía, y se desarrolla con la práctica, cuando prima la intención de convertirnos en un elemento beneficioso para el mundo.

Comentarios
Todavía no hay comentarios
Si quieres hacer un comentario que figure con tu nombre regístrate o identifícate con tus claves.
De todas formas, también puedes comentar de forma Anónima.
Nombre:  Anónimo
Haz tu comentario   
 
Tu comentario se guardará pero no será visible hasta que no sea revisado y aprobado