Consulta Tarot  > Ética del tarotista

Publicado el 06-06-2013 por No

Compartir cuesta muy poco :)

El Tarot necesita ser empleado con corazón transparente, con interés de servicio, con responsabilidad de misión y anhelo de proteger.

Un profesional reconoce que no todo está escrito. No se anuncia como un maestro del Tarot ni se conforma con lo estudiado hasta ahora; más bien, reconoce que cada lectura expone enriquecedoras ocasiones de aprendizaje y crecimiento, por lo cual no abdica de educarse y analizar.

El Tarot demanda comprensión completa del simbolismo de los naipes y de las mezclas de lances. Cuanto más se sepa acerca de estos, más enriquecedora será la lectura; sin embargo, el tarotista necesita poseer una formación completa que abarque conocimientos de psicología, auto ayuda, terapia holística y otros si desea ofrecer un servicio de valor real.

El tarotista precisa ser prudente, gentil, apacible y honesto para legar estos atributos al cliente y a su servicio, con la idea de alentar un encuentro positivo, iluminador y enriquecedor para ambas partes.

A priori y durante la lectura, el Tarot exige abstracción. Se deben rehuir charlas irrelevantes o diversiones que capten la atención tanto del profesional como del consultante y así centrar el máximo de energía positiva en los hechos válidos para obtener señales válidas, efectivas, eficientes, y exactas.

La actitud del tarotista en la consulta es fundamental para el resultado. El hallarse concentrado, sosegado y atento mejora tanto la conexión interior propia para entender los mensajes como la comprensión de señales en los consultantes, que probablemente, hubieran pasado inadvertidas y son básicas para entender los enigmas del espíritu humano con precisión.

Nada es más fundamental en el Tarot que la honestidad y compromiso. Sin ser insensible o irreflexivo, el tarotista tiene que decir toda la realidad igual a como la está percibiendo. La honestidad y compromiso ayudan al tarotista para decir lo requerido sin herir o insultar. Es parte de la ética comunicar todo cuanto el Tarot revela, ya sea agradable o no, pues el tarotista funciona como un medio de revelación y a pesar de que no escoge qué informa, sí decide cómo lo informa.

Toda lectura de Tarot tiene que poseer una meta útil y digna. Antes de comenzar la tirada, el tarotista precisa descifrar la meta clara y encubierta en cada pregunta hecha y únicamente si el sentimiento encerrado en esta es noble y el afán enriquecedor y bondadoso, puede admitir hacerla ante el naipe. De otra forma, es su obligación explicar al interesado lo erróneo de su móvil y comprobar que únicamente la generosidad dirija la tirada y las fuerzas presentes. Una pregunta perjudicial {desacelera la evolución espiritual de todos los involucrados y las tiradas del Tarot pierden su orientación como prácticas de iluminación.

El tarotista provee un servicio que da vigor y enseñanzas, por esto, merece una compensación monetaria o intercambio conveniente, pero, no es ético aprovecharse de la ignorancia, dolencias o pesar de las personas para recaudar dinero. Todo tarotista entiende el valor de sus servicios y precisa cobrar lo justo para los dos Les deseo de corazón, una feliz comprensión.

Comentarios
Todavía no hay comentarios
Si quieres hacer un comentario que figure con tu nombre regístrate o identifícate con tus claves.
De todas formas, también puedes comentar de forma Anónima.
Nombre:  Anónimo
Haz tu comentario   
 
Tu comentario se guardará pero no será visible hasta que no sea revisado y aprobado